Delfín Quelle

El porqué de una flauta travesera: Recorrido nostálgico del que quiere una flauta a toda costa. Introducción costumbrista de como me enfrenté a mi primera flauta travesera y todo aquello  que ver con su magia, luego explico la historia general desde los griegos y hablo de sus partes y destrozo la técnica al hacerlo demasiado superficial, hay que te per en cuenta que la flauta es uno de los instrumentos más difíciles de viento.

 

 Introducción…

 Yo creo que ya nací con esta obsesión por la flauta ya fuese de pico, o travesera.

En 4º de EGB, me di cuenta, que esto no era normal, yo ya tocaba con destreza todas las canciones que nuestro querido maestro, Don Ángel, nos enseñaba, pero todas de oído, no sabíamos ni escribir un sol. Por aquellas fechas, nos contaron el cuento del Flautista de Hamelin y empecé a soñarme con sus historias, llegué hacer numerosos dibujos para colorear de El Flautista, incluso escribí en la universidad un cuento del Flautista, claro, además, años más tarde, como no, compuse una tierna melodía del Flautista, que incluso me grabé tocando la canción, ese año estando en Ávila, escenificamos el cuento en el patio, nos grabamos todos los profes con los niños, mientras yo tocaba la flauta e interpretaba mi tema de El Flautista de Hamelín e íbamos recorriendo con los chicos de Infantil en el patio simulando que me los llevaba encantados, como en el cuento.

Pero hay que reconocer que la flauta travesera es más que un instrumento musical de viento madera. La superflauta es mágica, bueno, a veces, sí, cuando te sale el cachito de canción con todas esas corcheas picadas… por primera vez… te sube la moral al infinito. Porque… tocar la flauta bien, es muy difícil, ¡ni te imaginas cuanto!

El día que yo la cogí por primera vez… la mía, la mía, no la de mi profe o un compañero, por la que yo me había dejado medio sueldo, te sientes el mismísimo emperador de Roma…

Pero… es que el estuche también es mágico, se coloca como una bandolera, y es como la capa de SuperMAN, cada vez que te lo cuelgas parece que tengas una coraza con superpoderes, nada más salir por la puerta te sube la autoestima y andas como si fueras dos metros por encima del suelo, yo me la llevaría de fiesta por ahí seguro que iba a ligar más, por lo menos el doble, 2 X 0 es cero, así que nada, nada.

¿Y a la hora de tocar? Recuerdo aquella anécdota, cuando mi profesora Mara me decía, tu imagina que tienes que comer alubias, pero… ¿cómo voy a comer alubias si las odio? Mara cogía la cuchara, yo la imitaba y ella decía, mastica, mastica, y saborea la cucharada, calienta el aire… ¡Madre mía! Solo de pensar que tenía la boca llena y revuelta de alubias calientes…, me entraban unas nauseas que más de una vez tuve que ir al baño.

Otra vez, Mara nos dijo que utilizásemos un espejo para ver cómo poníamos la flauta en la boca, pues yo ni corto ni perezoso, me compré un espejo de casi un metro de grande, aguanté una tarde, a los dos días ya no sabía dónde ponerlo de lo grande que era, ha acabado en trastero. Pero estuve tanto rato que luego, en los días siguientes tenía que utilizar un espejo, sino, no me sonaba bien la flauta, los primeros días tenía que ir al baño a tocarla y memorizar la postura inicial, sino me salía un “churro” de sonido. Mara dice que en los baños suele haber buena sonorización, ¿o me lo estoy inventando? Me imagino siendo un virtuoso en la Orquesta sinfónica de Castilla y León (OSCyL), en la mitad de todo el “cotarro” con mi superflauta y un espejo enorme con molduras doradas sobresaliendo, tapándome totalmente para mirarme y colocar los labios.

La verdad es que sí, es mágica, la habré llevado 4 o 5 veces a los coles, ¡¡¡es un éxito!!!, mira si es mágica que en varias ocasiones ni siquiera he tenido que tocarla, solo sacarla y montarla… los niños flipan. Yo creo que en principio es el estuche, vas por el patio y todos los niños se acercan a tocarlo y a pregunta, ¿qué es?, ¿cómo te coge ahí?, es muy pequeña, no es tan grande como dijiste.

¡Pues claro! Porque es mágica, yo se lo digo a ellos, lo es porque varias veces me he atrevido a tocarla y da igual, toque lo que toque, TODOS los niñ@s aplauden a rabiar, y llevan el ritmo que yo les he enseñado, yo me dejo llevar por el entusiasmo y los alumn@s aplauden dejándose las manos rojas como los tomates del Mercadona, a veces pongo notas que ni existen, pero da igual, su profe está tocando la superflauta y es mágica.

Recordadme que otra tarde os cuente alguna anécdota de la Caja Mágica de las Sorpresas, que nombrarla es ponerse todos firmes como si hubiera entrado por la puerta el Capitán General del Acuartelamiento El Charro. Pero eso son palabras mayores, porque la caja no es solo de las sorpresas, es que es mágica de verdad… me llegó a decir una niña de 1º de Sanctis, claro que sí, cariño: de las Sorpresas y Mágica de verdad…

Mientras tanto yo salía de la clase de 1º y me dirigía a la de 6º, que me tocaba en el horario y en 6º las cajas de zapatos no son nunca mágicas. Mientras recorría el pasillo pensaba: Si volviera nacer… con la primera paga, me compraría una de esas de plata de verdad, que son las que molan de verdad, y… por supuesto volvería con mi amiga Mara, que hizo pasar dos años preciosos.

Vamos a centrarnos, Yo había venido a esta clase a hablaros un poco de la teoría de la flauta travesera, un poco de historia, como es su anatomía y algunos aspectos técnicos, de cómo tocarla.

Historia de la flauta travesera

La flauta travesera se remonta a la Antigua Grecia, donde se utilizaba una flauta de dos tubos llamada aulos. Con el tiempo, se desarrollaron variantes de este instrumento en diferentes partes del mundo, pero fue durante el Renacimiento cuando comenzó a tomar la forma que conocemos hoy en día.

En la época barroca, la flauta travesera adquirió una gran importancia dentro de la música, especialmente en la música de cámara. Los fabricantes de instrumentos comenzaron a experimentar con diferentes materiales y técnicas, y la flauta travesera evolucionó hacia una forma más refinada y con un sonido más cálido.

En el siglo XIX, la flauta travesera experimentó una nueva transformación gracias a Theobald Boehm, un inventor y flautista alemán. Boehm creó una flauta con un sistema de llaves similar al de un clarinete y que permitía una mayor facilidad de ejecución y una mayor precisión en la afinación. Desde entonces, la flauta travesera moderna ha sufrido pocas modificaciones significativas.

Anatomía de la flauta travesera

La flauta travesera está dividida en tres partes: la cabeza, el cuerpo y la pieza de pie o pata.

  1. La cabeza es donde se encuentra el sistema de embocadura, que se encarga de producir el sonido, formada por un bisel y un orificio por donde el músico sopla. El bisel es una especie de lámina que se conoce como labium y que se sitúa en la parte superior del orificio. El labium es mucho más acentuado que en la flauta dulce, lo que hace que la flauta travesera sea más difícil de tocar. Para producir un sonido, el músico hace pasar el aire por el bisel, generando una vibración que se transmite por todo el instrumento.

  1. El cuerpo es la parte más extensa del instrumento, con un diámetro uniforme que va disminuyendo gradualmente hasta llegar a la pieza de pie. El cuerpo de la flauta travesera tiene agujeros que se tapan y destapan con los dedos para producir diferentes notas.

  1. Pieza de pie, que es la parte más delgada. En la parte inferior del instrumento se encuentra la pieza de pie, que tiene una llave adicional que permite tocar notas más graves.

Aspectos técnicos de la interpretación

Para tocar la flauta travesera es necesario tener una posición correcta con el instrumento, una buena respiración y técnica en la articulación y en la posición de los dedos. Además, es importante tener en cuenta aspectos como la velocidad del aire, la posición de la lengua y el control del timbre. Vamos, que es uno de los instrumentos más difíciles de tocar.

En cuanto a la posición del instrumento, se recomienda que la flauta travesera esté ligeramente inclinada hacia el lado del músico y que se encuentre en una posición perpendicular al suelo. La mano izquierda debe sostener el cuerpo de la flauta y los dedos deben cubrir los agujeros correspondientes. La mano derecha debe situarse en la parte inferior del instrumento, cerca de la llave de pie, con el pulgar apoyado en la parte trasera de la flauta.

La respiración es fundamental en la interpretación de la flauta travesera. Es necesario hacer una respiración profunda y mantener una buena postura para permitir un flujo de aire continuo y constante. La velocidad del aire debe ser adecuada para producir el sonido deseado y la lengua debe estar a una cierta altura dentro de la boca para controlar la duración de las notas. En principio se debe estar de pie, pero si es necesario el interprete puede sentarse y continuar, con el ejercicio. Normalmente las flautas se tocan de pie, en clase lo hacemos, pero a veces necesitamos sentarnos por tener mal una pierna, no es impedimento tocar sentados.

En cuanto a la posición de los dedos, es importante tener una correcta colocación para producir una entonación precisa. Los dedos deben cubrir completamente los agujeros y deben estar bien curvados para evitar la fuga de aire. Además, es importante tener una buena técnica en la articulación para producir diferentes efectos y matices en la interpretación de la música. La yema de los dedos debe tapar totalmente cada orificio que queremos tapar.

En resumen, la flauta travesera es un instrumento con una larga historia y evolución, que requiere una técnica adecuada para producir un sonido preciso y con personalidad. Una buena posición del instrumento, una correcta respiración y una buena técnica en la articulación y en la colocación de los dedos son fundamentales para dominar la interpretación de la flauta travesera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad