Delfín Quelle

¿Cuándo comenzaste a escribir y cuál fue tu primera experiencia con la escritura? ¿Qué te llevó a explorar el género de la poesía, descripciones, cuentos, fábulas y leyendas?

En realidad, escribo desde que tengo uso de razón, es decir desde siempre, mi primera experiencia con la escritura fue una carta a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, que escribí en la pared impoluta, lisa y de color beige del salón de casa de mis padres, con un clavo de cabeza plana más largo que una cuarta y por supuesto añadí un dibujo como siempre hago, un gran relieve y comprendí en pocos segundos el poder que tiene la escritura, jeje. En ella pedía los RRMM que vinieran mis padrinos a pasar las Navidades con nosotros, porque no iban a venir; al final quedó claro también, el poder de los RRMM, mis padrinos vinieron esas Navidades, se morían por ver la osada carta.

Cada género que me comentas, tiene un origen distinto, debo resaltar el de las poesías, nacieron en mí muy pronto, no se quién me regalo “El camello cojito”, de Gloria Fuertes, yo empezaba a leer y fue brutal, comencé a leer poesía a la par que la intercalaba con los comics de Mortadelo y Filemón o Zipi y Zape, donde solo veía los dibujos, en la poesía no, la poesía la leía, me hacía reír, donde esté una buena rima que se quite la prosa. A partir de entonces, cada vez que me enamoraba surgía una poesía, a veces se las daba a la chica, pero normalmente solo servían para reafirmar mi amor e iban directas a la papelera. Nunca he sido afortunado en el amor, no sé si por tímido o por ser demasiado exigente.

Las descripciones, los cuentos, las fábulas y leyendas surgen todas en el colegio, tuve muy buenos profesores en E.G.B. que favorecieron mi hábito lector y escritor. Yo siempre escribía el doble del máximo que pedían y más tarde, fui a más, en Magisterio, hacía trabajos, resúmenes de libros que incluso no me pedían. En el cole recuerdo con cariño a tod@s mis profesores, y digo conscientemente a todos, yo creo que el recuerdo es mutuo con la mayoría, pero hay que tener en cuenta que siempre fui el típico alumno que no puede estarse quieto, de los que más la preparaban y que encima sacaba buenas notas, eso a los profes no les hace mucha gracia, yo creo que soy el único maestro que prefiere por norma un alumno inquieto o movido, que no uno parado y que no participe, aunque solo sea por experiencia personal.

Por destacar algún género más, me quedo con los cuentos, soy especialista en ellos, soy capaz de contar un cuento a mis alumnos con las palabras más raras iniciales que me den, que sea creíble y además con moraleja. No sé, tengo ese don. Y me refiero oralmente, que si me das tiempo, por escrito hago un cuento de la nada más absoluta, que se fue a comprar algo y se vino sin nada porque TODO estaba cerrado.

¿Qué te inspiró para escribir “WolfMAN”? ¿Cómo surgió la idea para esta trilogía distópica?

“Madre mía”, vaya pregunta me haces… creo que voy a hacer un spoiler nada más empezar a hablar de mi personaje y de la primera hoja. Yo contaba a mis niños y niñas en los campamentos y acampadas infinidad de cuentos variados, principalmente historias de miedo, de películas, resúmenes de libros, series de televisión, todos modificados por mí. Pero había una historia de miedo que comenzaba con una pareja de “enamorados” en coche, él era un maestro venido a menos y ella una animadora de campamentos, ¿el superhéroe nace o se hace?, él lo tenía claro desde el principio, la chica… también jugará un papel importante en la trilogía.

Encontré a un amigo leyendo los apuntes que tenía sobre la pareja, le gustó mucho y me dijo que siguiera la historia en la página web donde él trabajaba. Yo escribí durante más de un año, pero no llegué a publicar en la web y no hubo acuerdo en cuanto a las condiciones.

Decidí continuar mi obra en un blog personal, me encantan los blogs, escribí la historia de WolfMAN, por capítulos pequeños de una hoja más o menos, nunca más. Me esforzaba constantemente en mantener el interés por la lectura cada poco rato de los lectores del blog. Pero se requiere un gran esfuerzo de inventiva y es muy cansado.

WolFMAN nació de una historia de miedo contada tantas veces como acampadas, campamentos y reuniones hay a lo largo del año en un cole, con todas sus variaciones posibles para no aburrir.

Más adelante me dejé llevar, a mí siempre me maravilló el mundo MARVEL y como nacía la creatividad en cada episodio, ya fuera narrado, en cómic o en película, de aquí lo del superhéroe.

Lo de la trilogía distópica vino después, trilogía porque necesitaré más de dos volúmenes para cerrar con elegancia la historia de miedo que hemos empezado y distópica, porque La Laguna Negra, Salamanca, Castilla y León, España y su gobierno, sus políticas atrasadas y sus básicos adelantos científicos… todo se me quedaba pequeño para poder albergar el nuevo mundo de WolfMAN y su PATRULLA. Por eso inventé La PENíNSULA y sus ZONAS de VIDA…

ZONA FRÍA (Tierras Frías) – Al Norte

ZONA REGIA (Tierras habitables) – Franja o Zona Central.

ZONA SUR (Tierras del Sol) – Franja al Sur de la Zona Regia.

La PENÍNSULA discurre a lo ancho de las tres zonas, territorio multicultural donde los haya, alberga en su interior multitud de razas en un principio todas pacíficas. En este estado, se encuentra la densidad de población más alta de humanos de todo el MUNDO CONOCIDO, pero también de criaturas escondidas, entre ellos mismos. Cabe destacar, la sobriedad, en la vuelta de WolfMAN, como “los otros” han empezado a dejarse ver por Sala, epicentro de todo. La Península se ha vendido como el oasis necesario, para todas aquellas criaturas que huían de los depredadores de las Tierras Frías y del Sol. Las personas del MUNDO CONOCIDO no son como nosotros, ellos no tienen ningún afán por descubrir el resto de su mundo, no tienen ganas de morir en el intento. En realidad, no hay ningún testimonio revelador de nada del final de las franjas. Nadie ha regresado con vida, ni nadie conoce a nadie que lo haya ni siquiera pensado en toda su historia reciente.

Delfín Quelle Sendín, posando para Elescritor.es.
Delfín Quelle Sendín, posando para Elescritor.es.

Has mencionado que tus primeras historias de miedo las contabas a tus alumnos en acampadas y convivencias. ¿Cómo influyó esta experiencia en la creación de la historia de “WolfMAN”?

Verdaderamente, esa es la razón por la cual la Historia de miedo de WolfMAN sea una historia un poco descafeinada. Yo no necesitaba ser terroríficamente malo, oralmente, en las historias de las hogueras de campamento, junto al fuego, había mucha más acción y más terror, que en cualquier libro de Stephen King. En definitiva, lo hacía la noche, la hoguera crepitante y el no saber que había más allá de la oscuridad; todo esto unido a que la transmisión era oral, un gran toque de improvisación, con una linterna y una manta se asustaba al más pintado. Además, los chicos se metían miedo unos a otros y por supuesto yo forzaba la situación, sobreactuaba sospechosamente con una voz un tanto rasgada. Todos nos divertíamos y conseguíamos verdaderas obras de terror cómicas de andar por casa.

WolfMAN no es una historia de miedo en sí, sino que es una aventura con cierto matiz violento, donde en un principio siempre ganan los buenos, pero recuerda que no siempre se puede ganar en todo. La Trilogía nos irá dando y quitando según vaya madurando.

“WolfMAN” es una trilogía que ha evolucionado a lo largo de los años. ¿Cuál ha sido el proceso creativo para desarrollar esta historia a lo largo del tiempo?

He denominado la Trilogía como La Trilogía WAMPS, la cual se ha ido desarrollando a lo largo de mi madurez, de mi juventud no digo nada fue una época “triste”, fue una época difícil para mí, a medida que la Trilogía iba creciendo, ella y yo íbamos madurando, escribí la segunda parte como continuación estricta de la primera, cuando escribía para la página web, me despedí del público, pero nunca consideré dejar a WolfMAN tirado en la nieve derritiéndose por el sol. Al día siguiente de caer WolfMAN, yo ya tenía de nuevo la SED en mi mente y pensaba todos los días en continuar de alguna forma.

Pero la verdadera caída fue la de mi padre, con su pérdida dejé de escribir durante años, durante los meses siguientes nunca pensé en WolfMAN y no me veía con fuerzas de sacarle de la nieve, mi creatividad estaba bajo cero. Pasó el tiempo, el dolor se acaba superando, pero las cicatrices no desaparecen, empecé a escribir poesía de nuevo, empecé a salir, a ver amigos… y amigas. Fue algo agridulce, me había costado mucho sentarme en el iPad, recuperar a mi personaje, fue algo muy bonito. Cuando volví a retomar mi historia de miedo ya contaba con 4 partes y una quinta en camino, esto no podía ser, volví a escribir mucho pero el interés de siempre por WolfMAN se había perdido, tenía que reinventarme, nacieron los SPECIAL CHAPTER, capítulos especiales de 8 o 10 hojas que cuentan vidas paralelas a la historia, por otro lado apareció la figura de Leocadio ÓsKar Ramone editor famoso en el MUNDO CONOCIDO, mecenas y salvaguarda de WolfMAN, con un conjunto de capítulos “Diálogos con Leocadio”, Los cachorros WAMPS también “salen del armario” como estaban haciendo “los otros”… todo iba hacia adelante, de pronto volvía para atrás, o se regresaba al futuro (presente)… alguien debía poner freno a esta situación y de repente…

Apareció Círculo Rojo y me sacó del atolladero, me tomé todo en serio, por primera vez, me senté, reescribí la primera parte soñando que iba a ver la luz y decidí hacer una línea del tiempo de las dos partes que me quedaban de la Trilogía y aseguré la credibilidad de la historia.

WolfMAN II, el regreso, será la próxima entrega. Al hacer esa línea del tiempo he tenido que organizar temporalmente el 90 % de la novela. No he tenido que escribirla otra vez, pero sí he tenido que encajar personajes, tiempos, zonas de vida…

En la primera parte… desde noviembre de 2022, ayudé a corregir, a maquetar, dibujé las ilustraciones, la portada, diseñé la portada y la contraportada, escribí la sinopsis, mi biografía, reseñas… todo a la vez que ordenaba WolfMAN II, tirando de él todo el tiempo y al final de curso con todos mis alumnos a la espalda creí no poder más, hay dos momentos del final, cuando tuve que entregar las programaciones del curso según LOMLOE y el mes de junio poniendo las notas de la 3ª evaluación y final, con la nueva forma de evaluar de la nueva ley, entonces creí morirme, ¡ha sido una locura!, he estado varias veces a punto de tirar la toalla. Nadie me ha ayudado, tampoco he pedido ayuda a nadie, mi familia quiso hacerlo, pero nadie podía ayudarme. A día de hoy, la 2ª parte está prácticamente terminada, quedan algunos capítulos de las diferentes temporadas que la componen, digo que está terminada y podría ver la luz, pero este WolfMAN no para, si sigue así, la segunda parte será tan gruesa como la de Tolkien, pero… de la tercera parte, si he de serte sincero, aún no tengo un final escrito.

La trilogía tiene elementos de aventura futurista, distopía y toques de magia. ¿Cómo lograste combinar estos elementos en tu obra para crear un mundo cohesivo?

He trabajado los tres elementos, según iban apareciendo en las novelas, pero desde el primer momento WolfMAN se ha tratado así mismo como un superhéroe, que ha nacido para salvar al mundo, eso él lo tenía claro, no sabía ni como, ni lo que iba a salvar pero sabía que había llegado el momento y que estaba en el MUNDO CONOCIDO para salvar al inocente. Eso solo es posible con magia, con poderes mágicos, la magia como tal en nuestro mundo no existe, solo podía darse en un mundo distópico, en la primera parte de la trilogía no desvelo exactamente que se trate de un mundo distópico, sin embargo, se ve venir. Es el MUNDO CONOCIDO, paralelo a nuestro mundo, por lo tanto, solo lo trato de forma temporal igual a la tierra, físicamente es parecido en su ZONA REGIA, en la franja que pertenece a La PENÍNSULA, es la única zona habitable del MUNDO CONOCIDO, si eres humano solo podrás sobrevivir en LA ZONA REGIA, más de un día, en el resto de zonas del MUNDO te tendrás que convertir en un NÓMADA de las Tierras frías o Tierras del SOL. Hay un dicho que va de boca en boca. Una vez que partes de la ZONA REGIA no hay descanso para el NÓMADA, su destino es caminar por las TIERRAS. Para poder luchar contra los WAMPS y demás criaturas fantásticas (sobre todo las nacidas de la M. P. [Metamorfosis Pandémica], a raíz del COVID’19, multitud de criaturas se refugiaron en las Zonas más allá.

Lógicamente WolfMAN, se vale no solo de sus poderes y de la magia, forma un equipo multidisciplinar, en principio compuesto por un pequeño grupo de asalto formado por voluntarios comprometidos con la causa, La REDPatrol, capitaneados por El Brujo, el informático y científico del grupo, que se encarga de abastecerles de todos los adelantos armamentísticos del momento, futuristas, normalmente adaptados por su departamento científico/médico, biomedicina, robótica, virología aplicada…El Brujo es un pozo científico sin fondo. En la segunda parte WolfMAN II, el regreso, la trilogía llegará a nuestros días, finalizando con el inicio de la ERA OSCURA, en la cual el régimen político desaparecerá como tal y reinará la anarquía y la decadencia. La tercera parte será la búsqueda de la verdad, necesaria para salvar a lo que queda del MUNDO CONOCIDO, será el tiempo para “WolfMAN 3.0, The Search” donde los avances sociales y científicos serán brutales, con nuevos personajes, nuevas fuentes de energía, nuevos transportes, nuevos sistemas de vida, de alimentación, de costumbres en general…

Delfín, autor de la obra. WolfMAN.
Delfín, autor de la obra. WolfMAN.

¿A quién consideras que va dirigida la trilogía “WolfMAN”? ¿Tienes un público objetivo específico en mente?

Yo creo que WolfMAN, va dirigido a todos los públicos, con una salvedad y es que tiene cierto grado de violencia, pero menos que cualquier videojuego de hoy en día, yo veo jugar a esos juegos a mis alumnos, siendo para mayores de 18 años, consumen violencia por todas partes, películas, dibujos… Sinceramente, quité los “32 tacos” que decían Dele y WolfMAN, pensé que no venía a cuento ser tan grosero, aunque fuese el mismísimo WolfMAN. Aún así me decanto por un público más juvenil, 15 o 16 años, no sé, o algo más. De todas formas, yo me leí la trilogía del Señor de los Anillos en el verano de 6º E.G.B. y reconozco que estuve un tiempo sin pegar ojo cuando conocí leyendo a Gollum, tenía pesadillas con él. La violencia en sí puede ser dañina aun sin succionarle la yugular a otro. Yo creo que toda la trilogía la podría leer un joven adolescente con el permiso de los padres, una persona madura que quiere pasar un buen rato con la ironía de Dele y las bofetadas de WolfMAN o una señora mayor que aún crea que hay que hacer las cosas porque es lo correcto, porque WolfMAN siempre hace lo que él cree que es lo correcto, aunque para los demás sea una barbaridad.

En la sinopsis, se menciona la pandemia de COVID-19 y cómo afecta el desarrollo de la historia. ¿Cómo influyeron los acontecimientos del mundo real en la creación de la trilogía?

Estuve encerrado en mi casa la mayor parte de la pandemia, como casi todos, oía leyendas urbanas de gente que hacía fiestas clandestinas, se empezaron a abrir locales… Yo mientras del cole a casa y de casa al cole, como un bendito. Me dio tiempo a imaginar y escribir todo lo referido a la temida M.P. [Metamorfosis Pandémica], solo, en mi casa imaginaba como el mundo se estaba trasformando. Concretamente cuando pasé el COVID delirando, sin poder respirar, con cefaleas increíbles… solo y 7 días todos en cama, tenía continuamente alucinaciones, estaba solo en casa, llegué a sentir que tenía mutaciones en las piernas, que mi cuerpo se convertía de la noche a la mañana en un cuerpo de caballo, le daba vueltas a todo, soñaba que se me caía la melena, que me quedaba ciego, perdía la piel, se me amputaba un brazo… la verdad, lo pasé muy mal. De la misma forma imaginé superpoderes, que podía tener visión de Rayos-X, fuerza sobrehumana en los brazos, velocidad vertiginosa en las piernas… La M.P. no hacía personas malas, sino que cada cual, al enfermar, lo sabía llevar o se volvía un loco con poderes. La M.P. [Metamorfosis pandémica] se convirtió en un juego con mis amigos, cuando salíamos por ahí, pensábamos cual sería tu M.P. favorita, salen cosas curiosas, yo registraba en mi móvil los cameos literarios personales de mis amigos y su M.P. preferida, de aquí también nacieron nuevos personajes.

Tantos días encerrados dieron de sí para varios “WolfMANS”, no podía dejar desaprovechar esta situación y me apunté al carro de la pandemia. La pandemia del MUNDO CONOCIDO arrasó todo el mundo, lo volvió patas arriba, el 90 % de la población no sobrevivió. Los WAMPS se encargaron de rematar la faena. En todo momento se supo quiénes fueron los causantes, WolfMAN decidió tomar cartas en el asunto desde meses antes.

Cuéntanos sobre tu experiencia con Círculo Rojo y la publicación de “WolfMAN”. ¿Cómo fue el proceso de trabajar con ellos y qué significó para ti esta oportunidad de publicar tu obra?

Yo no soy el indicado para hablar de Círculo Rojo. No soy objetivo. Si lo que quieres es que cuente mi experiencia, solo voy a decir que a mí me han salvado la vida, mi ilusión desde joven era hacer un libro, era mi obsesión, aunque escribía siempre por escribir. Hace años contacté con círculo Rojo, pero no tenía más que unos capítulos, no era el momento. Sin embargo, ahora creyeron que sí lo era. Yo no puedo estar más agradecido, me emociono solo de pensar lo que ha supuesto para mí publicar WolfMAN, te lo juro, se me saltan las lágrimas en este momento, es increíble, me ha cambiado la vida, tengo ilusión por hacer las cosas, estoy ahora con la promoción del libro y no dejo de pensar qué podría hacer para sacarlo adelante, estoy haciendo tu entrevista desde hace tres días y estoy como bobo, intentando ser lo más real y original posible. No veo mi vida ya sin esto, necesito imaginar, necesito descubrir otros mundos, otras tecnologías y escribirlo todo y dibujar mis ilustraciones, diseñar mis mapas del MUNDO CONOCIDO y del que está por conocer… escribir, siempre escribir…

¿Qué tal ha sido la experiencia publicando con la editorial Círculo Rojo?

En general la experiencia ha sido maravillosa, nada es perfecto, todos lo sabemos, seguro que no es el mejor libro, se nos escapó alguna errata, yo siempre las he buscado en los libros durante el Magisterio, a montones. También debí haber metido parte de la segunda parte en la primera para que tuviera más páginas…, aunque creo que no, yo lo quería así, era el momento oportuno, ¿los dibujos son oscuros?, vamos a ver WolfMAN es un ser oscuro, tipo BatMAN, no vamos a poner a WolfMAN con una camisa rosa de botones metida por dentro del pantalón… En serio, a pesar de las “críticas constructivas”, te digo una cosa, yo no pediría más, estoy satisfecho al 99%.

La obra de Delfín Quelle ya a la venta.
La obra de Delfín Quelle ya a la venta.

¿Qué se va a encontrar el lector en “WolfMAN”? ¿Qué temas o mensajes importantes destacarías de la trilogía?

Yo creo que el mensaje principal de WolfMAN y que yo me aplico a mi vida es el siguiente:

Si eres una persona correcta, con educación, debes hacer siempre lo que creas correcto.

Cada uno sabemos ya lo que tenemos que hacer y si nos equivocamos, nos equivocamos nosotros solos y sin querer, aprendemos solucionando los errores de esa equivocación. Equivocarse no es malo, lo malo es que se repita varias veces, en la misma situación. Sé que no digo nada nuevo.

En cuanto a la tercera parte, WolfMAN es un canto a la esperanza. Cuando todo está perdido, pero todo, todo, alguien vuelve a liderar LA PATRULLA y surge WolfMAN 3.0., The Search.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad